-A +A
El valle no ha conocido revoluciones ni guerras de religión, es más, ¡ha quedado al margen de la revolución industrial! 

Así pues, en muchas de las iglesias y capillas de pueblo encontramos retablos barrocos, frescos que datan del siglo XV, vírgenes polícromas y otros tesoros que han podido atravesar la historia intactos. 

Último misterio registrado: durante las obras de remoción de tierras en los años 2000 se descubrieron dos grandes campanas. Antiquísimas, estas campanas son demasiado grandes para los campanarios del valle… Entonces, ¿fueron escondidas aquí para evitar que se las fundiera durante la guerra? ¿De dónde proceden? Mientras se espera la respuesta a este enigma, ambas se exponen bajo el carillón de Saint-Lary, frente a la Oficina de Turismo.

Otro atractivo de este patrimonio: Saint-Lary está situado en uno de los Caminos de Santiago de Compostela, cuyo itinerario llegaba a España a través de los puertos del valle de Rioumajou.

En el valle también hay numerosos molinos, algunos de los cuales, como el Molino Débat de Saint Lary Soulan, fueron restaurados y hoy pueden visitarse.
Por todas estas razones, el Valle de Aure ha sido galardonado con el sello "País de Arte e Historia".