Les-lacets-du-Col-du-PortetLes-lacets-du-Col-du-Portet
©Les-lacets-du-Col-du-Portet

No se puede subir al Col du Portet en bicicleta

Cuando, en un momento de intensa emoción al final de la tarde, lancé estúpidamente

«Mañana, voy a hacer el Col du Portet en bicicleta»,

Debería haber sabido que esto no era una buena idea. Especialmente cuando mi pareja me desafió con una sonrisa, «No eres capaz», mientras se comprometía a acompañarme en una bicicleta eléctrica. Fue entonces cuando debí darme cuenta de que, a partir de cierta edad, jugar al «puedes hacerlo o no puedes hacerlo» puede ser infantil, incluso suicida.

 

«Una buena condición física necesitarás y superarás…»

 

Necesitarás valor

¡Que quede claro desde el principio! O ya tienes mil kilómetros de ciclismo en tu haber y sólo vas a sufrir o… vas a llorar.

La subida del Col du Portet tiene 16 kilómetros con una pendiente media del 8,7%. Sólo con mirar la señal al comienzo del pueblo de Vignec, estás sudando y no estás lejos de un brote de acné. No te dejes impresionar. Acostúmbrate a que vas a montar una meseta muy pequeña y un piñón muy grande.

Empaca algunos geles energéticos y llena tu botella de agua. Apúntate si eres creyente y ve por la primera rampa, hasta la curva «Poulidor».

No te dejes llevar. A partir de ahí, ya estarás caliente. Un pequeño pero esencial detalle: no te dejes intimidar por el hecho de que tu novia, en una bicicleta eléctrica, admirará tu esfuerzo con esa sonrisita que inevitablemente te hará querer maldecirla.

Primer objetivoel pueblo de Soulan

El perfil de los primeros cinco kilómetros está entre el 9 y el 10%. Tu primer objetivo es llegar al pueblo de Soulan sin sentir que te falta el aire constantemente.

Puedes zigzaguear una o dos veces en la carretera para relajar las piernas en las cuestas más empinadas y aprovechar la poca lucidez que te queda para admirar el paisaje. No te sorprendas si tu velocímetro te dice que avanzas entre 7 y 8 km/h y no te olvides de saludar cariñosamente a todos los ciclistas que te van a dejar con una sonrisa compasiva.

En cuanto al que no para de preguntarte «¿Cómo te encuentras?», piensa en todos los momentos felices que ya habéis compartido. Cuando llegue al pueblo de Soulan, no olvide llenar su botella de agua en la fuente. Es el último punto de agua hasta el paso.

Segundo objetivola salida hacia el Col du Portet

Sin duda, este es el momento en el que pedirás a tu acompañante que se adelante. De lo contrario, te arriesgarás tontamente a olvidar «todos esos momentos felices que habéis compartido».

Dile a ti mismo que después de este kilómetro, todavía tienes una opción. Una vez que llegues al cruce, puedes rendirte con dignidad simplemente girando a la izquierda y llegando al Pla d’Adet, si no… es a la derecha.

Una vez que estés al pie del cartel que te indica que sólo quedan 8 kilómetros a una media del 8,6%, excúsate para inmortalizar tu hazaña tomándote un selfie con la mujer con la que finalmente te has reconciliado para saborear un merecido descanso.

Objetivo finalterminar a toda costa

Ese momento en el que tu acompañante, no muy cómodo en este ejercicio y con una bici que pesa una tonelada, perderá de repente esa sonrisita insoportable. No te voy a mentir, es cuando más problemas he tenido. Sientes que tienes menos pendiente pero no tienes suficiente fuerza en las piernas para acelerar. Quítale importancia y dite a ti mismo que tienes que terminar «pase lo que pase».

AdmireOvejas y vacas en los pastos de montaña

Piensa que estás en una zona de pastoreo, así que echa un vistazo a los rebaños de ovejas y a las pocas vacas. Se puede leer en sus ojos un precioso estímulo. Una vez superados los diversos giros, puede decirse que encontrará una pendiente algo menos pronunciada hacia el túnel. Un pequeño consejo de amigo: al pasar por el túnel, no intentes hacerte amigo de las ovejas o vacas que a veces se refugian allí. Y si empiezas a intentar entablar una conversación con uno de estos cuadrúpedos, te tragas todo el gel que te queda, estás en hipotermia. Durante el último kilómetro, no dude en hablar del descenso con su acompañante, regalándole esa pequeña sonrisa que debería calmarla definitivamente.

No hiciste un Quintana pero lo hiciste

Una vez que hayas pasado el cartel que dice que acabas de pasar tu apuesta, recuerda no volver a jugar al «cap ou pas cap».

Pero, dado que perderás la sensibilidad en las piernas, te pondrás todo rojo con un reguero de babas en la barbilla y sentirás que estás al borde de la apoplejía, quizá quieras recordarlo.

Bueno, no lo hiciste con Nairo Quintana, que ganó el primer final de etapa del Tour de Francia en el Col du Portet en 2018, pero lo conseguiste. Tómese un selfie con su pareja con vistas a la estación de Saint-Lary y no olvide tomar una de su cabeza al final del descenso. Siempre será útil.

Para obtener más información sobre las condiciones de acceso al Col du Portet, dirígete a la página web dedicada al cyclo colduportet.fr o a Saint-Lary

.

Más

de momentos para experimentar

Cerrar