El Valle de Aure tiene la suerte de contar con un patrimonio excepcional, principalmente por estar en un eje de intercambio con España y en los Caminos de Santiago. Además, ha quedado a salvo de las guerras de religión y otros avatares de la historia, como la Revolución Francesa. Así, deambulando por iglesias y capillas de pueblos, podemos encontrar auténticos retablos barrocos, estatuillas de madera polícromas o pinturas que datan del siglo XV, excepcionalmente conservadas.

En cuanto a los parajes naturales, su aislamiento por siglos y su configuración geográfica hicieron del valle un espacio preservado, hoy en su mayor parte protegido.

El sello País de Arte y de Historia tiene por vocación proteger y valorizar el patrimonio, contarlo y proponer animaciones en torno al mismo, haciendo accesible a todos el fondo histórico y cultural de nuestros valles.

El País de Arte y de Historia permite a diferentes públicos (habitantes, residentes secundarios, visitantes y público joven) descubrir y comprender los valles y cada uno de los pueblos, intercambiar y compartir el patrimonio en estos tres ámbitos:

  • Patrimonio natural y paisaje
  • Patrimonio arquitectónico, civil y religioso
  • Patrimonio de arte y oficios tradicionales