Saliendo de Arreau, el Valle de Aure sube a lo largo de su río Neste d'Aure hasta España, hoy accesible por el Túnel de Aragnouet-Bielsa, abierto todos los días, las 24 horas. Antiguamente, el pasaje se hacía por los puertos (cols) principalmente en el Valle del Rioumajou.

Se trata de un valle ancho y preservado, ya que el desarrollo industrial del siglo XIX y la vía férrea se detuvieron cerca de Arreau. Goza de un clima privilegiado, ampliamente soleado, y protegido de las perturbaciones del oeste por el Arbizon que domina Saint-Lary.

Saint-Lary se encuentra verdaderamente en el corazón del valle y ha experimentado un rápido desarrollo tras la guerra con la construcción de las grandes presas hidroeléctricas de altura, y posteriormente la construcción de la estación de esquí de Saint-Lary a partir de 1957.